dimarts, 12 de febrer de 2008

CARTA A "UNA ALTRA ESGLÉSIA ÉS POSSIBLE"

M'arriba aquesta carta escrita per Jon Sobrino i adreçada a “Una altra església ja és possible”. Crec que resulta plenament escaient en aquests dies de pre-campanya electoral i d'incertesa eclesial. Personalment penso utilitzar-la com a reflexió de Quaresma. màngels


Le preguntaron a Dios “qué tenemos que hacer”. Y con paciencia y humor nos vino a decir: “Os lo he dicho, y os lo repito porque sois olvidadizos: Que practiquéis la justicia, que améis con ternura y que caminéis siempre en la historia, humildemente. Yo os tendré de mi mano”. Jesús lo dijo de otra manera: “camina, sígueme”.

En camino estamos, pues. A veces con viento a favor, a veces con viento en contra. A veces, rodeados de testigos que animan, a veces entre obstáculos con los que tropezamos dentro de las iglesias. Pero lo que no podemos dejar de hacer es caminar. No valen disculpas, ni mirar atrás, ni echar la culpa a otros.

¿Es esto posible? Si nos lo pide Dios y si a ello nos empuja Jesús, ciertamente lo es. Es posible la justicia y la ternura, la compasión y la verdad, la fortaleza y la esperanza. Es posible la bienaventuranza que producen todas estas cosas. Es posible la Iglesia de Jesús.

A ese caminar, humilde y compasivo con los demás, no a un desfile triunfal, nos anima Don Pedro Casaldáliga.

“Camino que uno es,
que uno hace al andar.
Para que otros caminantes
puedan el camino hallar.
Para que los atascados
se puedan reanimar”.

Mientras caminemos, para que otros caminen, siempre será posible “otra Iglesia”. Y para caminar como Dios manda, oigamos las palabras con que termina Don Pedro:

“Haz del canto de tu Pueblo
el ritmo de tu marchar”.


El Salvador, 19 de octubre de 2007

1 comentari:

Anònim ha dit...

MªAngels,
Desprès de la controversia que ha suscitat el teu escrit anterior, Política i Esglèsia, crec que amb aquesta carta deixes ben clar el que opines.
Jo penso com tú, hem de recordar que Esglèsia no són uns murs, o unes institucions rígides.... esglèsia som tú i jo, som tots amb les nostres virtuts i defectes, amb les nostres esperances i neguits, amb el nostre dia a dia. L¨esglèsia per tant pot anar canviant, adaptant-se pero ..... sempre il.luminada per Jesús, Déu i la seva Paraula. No ens podem apartar del camí per Ell marcat.Pero tampoc estem obligats ha quedant-se "en el passat".

Maite