dimecres, 8 de setembre de 2010

NO OBLIDEM HAITÍ

El calendari de les catàstrofes ens marca el dia que van succeir. La nostra memòria ens diu el mitjà pel que vam ajudar. Al cap del temps, ningú es recorda de que encara hi ha molt per fer. Matilde Moreno, rscj de Granada que viu a Haití explicava a la revista "Vida Nueva" la situació del país després del terretrèmol i la tasca que hi duu a terme en aquests moments. El seu testimoni ens recorda que el compromís per la vida no té fronteres.
"Para estas gentes, acostumbradas a sobrevivir en medio de la más absoluta miseria, la vida continúa. Continúa milagrosamente, porque aquí siempre ha sido así. Porque para la mayoría del pueblo haitiano la vida se traduce en un constante vivir sin ni siquiera lo mínimo necesario. Y yo, religiosa del Sagrado Corazón, comparto mi vida desde hace ocho años con esta querida gente, aprendiendo de ellos toda su constancia y su tesón. (...) Yo continúo con mi trabajo. No es justo aquél en que me empleaba antes del 12 de Enero. Ese día todo cambió y mi vida también. Sigo comprometida en el campo de la educación , sí, pero ahora desde una urgente plataforma que la Conferencia Haitiana de Religiosos y Religiosas organizó desde el mes de Febrero. (...) Damos talleres de terapia a profesorado de los colegios para ayudarles a superar su trauma, y a la vez, les facilitamos herramientas para que puedan ayudar al alumnado. (...)
Y después (de un tiempo de corte en España) volveré a esta tierra, porque éste es también mi país y ésta es mi gente. Volveré porque nos espera el reto de construir un Haití nuevo. Volveré porque creo en el Resucitado, en que la vida siempre vence a la muerte".
Teresa